La sede del Ateneo se quedó pequeña para la presentación del libro de fotografías «Almagro»

El Ateneo de Almagro volvió a la vida este viernes con la presentación del libro de fotografías de Manuel Ruiz Toribio, «Almagro». El fotógrafo y a su vez coordinador de la sección de Fotografía del propio Ateneo, abarrotó la sede ateneista que, dadas las limitaciones de aforo impuestas por la pandemia, se quedó pequeña. Acompañado en la mesa por José Antonio Prieto, presidente del Ateneo, y por el prologuista del libro, Pollux Hernúñez , Manuel Ruiz Toribio quiso comenzar agradeciendo su colaboración «a todos los almagreños que me han ayudado en estos 10 años desde que empecé a dar forma a este libro».

Y es que, aunque natural de Ciudad Real, Ruiz Toribio manifestó sentir una especial atracción por Almagro, ciudad de la que siente que forma parte y a la que ahora regala este libro que dibuja a la perfección cómo el autor ve a la población y sus gentes desde detrás de su objetivo: «¿Por qué no un libro sobre una ciudad puede tener una trayectoria internacional?», se preguntaba en voz alta Manuel después de proyectar un vídeo especialmente emotivo con sus fotografías, editado por su amigo y también fotógrafo Jesús Monroy.

Una a una fue lanzando las fotografías que dan vida a la obra editada por Alambre Ediciones, sumando comentarios que hicieron entender cuál es su pretensión y cómo se ha fraguado el libro a lo largo de los años, desvelando algunos apuntes anecdóticos del proceso creativo. Habló del uso de la luz natural, del equilibrio que dan los personajes a sus fotografías, del color, y de la ausencia de teleobjetivos porque «la fotografía es una cosa de comunicación y hay que estar cerca de la gente», aseguraba Toribio.

El amigo personal de Manuel Ruiz y prologuista, Pollux Hernúñez, habló en su intervención de Almagro y de lo que encierra esta ciudad que ha servido de inspiración a Toribio: «Lo raro es que hay gente que no siendo de Almagro, se siente almagreña. Conozco a un montón de personas que sienten el alma de Almagro», destacando una imagen impresa en el libro de tres actores preparándose para salir a escena en el Corral de Comedias, asegurando que «es una de las mejores fotografías que he visto en mi vida, y recoge perfectamente lo que es la esencia de Manolo como fotógrafo», recordando además que «la fotografía es una manera de recuperar lo que Almagro fue».

José Antonio Prieto, en sus palabras de bienvenida, agradeció a los presentes el riguroso respeto a las normas cívicas que aconseja la situación actual, y se congratuló de volver a tener a Manuel Ruiz Toribio justo un año después de la presentación de su obra «Guadianas» en el Ateneo de Almagro, sirviendo como punto de partida a las actividades del mes de julio, si bien este año comenzó recordando a los ateneistas que se han marchado en los últimos meses y que no podrán volver a disfrutar de la programación cultural ofrecida por esta asociación.

Actividades que continúan este sábado a partir de la 1 del mediodía con la primera entrega de «Versos libres a plena Luz», con la presencia del director de la Joven Compañía Nacional de Teatro Clásico, David Boceta, para conversar junto a Luz Palacio. El próximo viernes se presentará la novela titulada «La delirante historia de una familia cualquiera. Deja que el viento te cante este cuento», publicada por Editorial Verbum y escrita por el profesor y músico José Vicente Vinuesa. Y para cerrar el mes, el actor y dramaturgo Álvaro Tato pasará por el Ateneo en la segunda y última entrega de «Versos libres a plena Luz».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *