La sección de Música del Ateneo de Almagro ha regalado dos conciertos magníficos en su sede y en el Teatro Municipal

El Ateneo de Almagro ha cerrado esta intensa semana de mayo con dos brillantes conciertos dentro de su III Primavera Musical, organizados desde su sección de Música, cuyo coordinador, el pianista Alfonso Candelas, ha sido además uno de los protagonistas del segundo de ellos. Dos propuestas tan diferentes como complementarias en el declarado afán de ampliar públicos objetivos en las actividades ofrecidas desde esta asociación cultural almagreña.

La propuesta del sábado, que a su vez sirvió para estrenar la nueva sede del Ateneo como sala de conciertos, giró entorno a un programa de música de cámara, con un violín y un piano de cola. Los intérpretes fueron dos jóvenes promesas de la música de nuestro país, los hermanos José María y Adrián Fernández Moreno, naturales de Puertollano pero con una admirable formación en escuelas y conservatorios de máximo prestigio de nuestro país. No en vano, forman parte de la Joven Orquesta Nacional de España y han sido seleccionados por la Escuela Superior Reina Sofía de Madrid, demostrando con creces en este concierto su extrema calidad y sensibilidad. Interpretaron obras a dúo y también piezas en solitario de compositores como Bach, Beethoven, Paganini, Schumann, Dvorak, Prokofiev y Ernst, provocando ovaciones cálidas y largas del público que llenó la sede del Ateneo en la mañana del sábado.

El domingo el plan fue muy diferente, con un concierto didáctico, pedagógico y tremendamente divertido dirigido a un público familiar y para todas las edades. Apoyándose en una proyección, los dos músicos protagonistas enseñaron al público cómo fueron las primeras experiencias cinematográficas de cine mudo, pasando posteriormente a las improvisaciones musicales y al sonido secuenciado. El luthier educativo y ruidista Antonio Domingo, dedicado en cuerpo y alma a la educación, a la formación de profesores y a la defensa de la asignatura de música en los centros educativos como asignatura troncal, formó un tándem perfecto junto al pianista Alfonso Candelas para hacer realidad este concierto que además hizo partícipes a muchos de los niños asistentes. La velada resultó magnífica y el numeroso público que copaba las butacas y plateas del Teatro Municipal regaló igualmente largas ovaciones a los intérpretes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *