El coordinador de la sección de Música del Ateneo de Almagro ofreció una conferencia sobre la ópera de Puccini

Las butacas de la sede del Ateneo de Almagro se llenaron el pasado lunes para degustar la conferencia ofrecida por el coordinador de la sección de Música, Alfonso Candelas, sobre una de las grandes óperas de Giacomo Puccini, “La Bohème”. Apoyándose en vídeos y audios cuidadosamente seleccionados, Candelas no pretendió únicamente diseccionar la obra, sino contextualizarla hablando en primer lugar sobre el concepto de vida bohemia de hoy, y de ayer, puntal clave para entender el mensaje de Puccini en esta ópera.
Antes de profundizar en el desarrollo de la obra, el conferenciante contó curiosidades como las durísimas críticas recibidas tras su estreno en Turín en febrero de 1896, o las experiencias de juventud del propio compositor compartiendo piso con otros artistas en Monmartre que influyeron notablemente en el argumento de la ópera, basada por otra parte en la obra del escritor francés Henry Murger, “Escenas de la vida bohemia”. Alfonso presentó además al compositor como “un visionario, creador de los conceptos musicales que regirían en el cine del siglo XX, como la sustitución de diálogos por pasajes musicales que anticipan la acción”, explicó el profesor de piano Alfonso Candelas.
Ya de lleno en el desarrollo de La Bohème, profundizó en los rasgos de la personalidad de cada uno de los cuatro protagonistas fundamentales de la ópera, quienes terminan dando vida a dos historias de amor completamente diferentes, deleitando a los ateneístas con piezas y fragmentos como Che gélida manina interpretada por Pavarotti, Si mi chiamano Mimí por la gran María Callas, o el vals de Musetta por Anna Netrebko. Tras la ruptura de estas dos historias de amor, Alfonso quiso valorar especialmente la capacidad de Puccini para explicar dos maneras tan diferentes de separarse, de decir adiós, en una única pieza musical. La conferencia finalizó con el acto de cierre de La Bohème, destacando que la ópera había pasado por toda la paleta de colores, desde el blanco de la juventud hasta el negro de la muerte, momento en el que los bohemios se dan cuenta de que vivir no es tan simple como en un principio creían. Así, el propio Alfonso y todos los presentes se emocionaron escuchando a Pavarotti y Ángela Gheorghiu como colofón final.

 

ateneodealmagro.org