El viernes se celebró una interesante comida-coloquio con Fernando Cerón, Subdirector General del INAEM

El fotógrafo independiente Manuel Ruiz Toribio presentó este sábado en el Ateneo de Almagro su nuevo fotolibro Guadianas, “pero hizo mucho más que eso”, asegura Miguel Barba, coordinador de la sección de Artes Plásticas del Ateneo, “porque viendo el trabajo de Manuel Ruiz uno piensa en aquel Principito que subido en un planeta declaraba siempre que lo hermoso del desierto es que en cualquier parte esconde un pozo”.

Ruiz Toribio, con casi 40 años de experiencia como fotógrafo y un cuarto de siglo de trabajo para la Agencia EFE, fundador del colectivo Alumbre en Ciudad Real, es además de un magnífico fotógrafo, un etnógrafo, puesto que sus imágenes cuentan mucho más de lo que nos muestran. En la presentación contó a los ateneístas que ocupaban el aforo de la sala que a cualquier parte que va, se “echa la cámara” como si fuese un órgano más de su cuerpo. Para Miguel Barba “Manuel es un buscador que tiene claro que caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos”.

A lo largo del acto de presentación Manuel Ruiz repasó algunos de sus últimos trabajos, como El río de la vida, un recorrido fotográfico por el curso del Amazonas; Mujeres en la India, sobre el estatus de la mujer en ese país; o Fiestas, trabajo que aún anda puliendo y que forma parte de una trilogía en la que Toribio retrata el río, el pueblo y el territorio. El río es el Guadiana, obra objeto de la presentación, el pueblo es Almagro, del que avanzó algunas de las imágenes del que será un próximo trabajo, y el territorio el Campo de Montiel.

Durante una hora y media se proyectaron bellísimas imágenes de sus trabajos, fundamentalmente de Guadianas, con fotografías de paisajes, gentes, pueblos, oficios perdidos y retratos que muestran de una manera muy emocional cómo la vida ha girado alrededor de este río desde su nacimiento hasta su desembocadura. Fue una maravillosa exposición visual de una obra magnífica. Miguel Barba presentó al protagonista, y José Antonio Prieto, presidente del Ateneo, dio la bienvenida a este acto enmarcado en una intensa programación de julio, de Festival.

Comida-coloquio

El viernes se recuperó otra de las actividades más habituales en el Ateneo de Almagro, y en colaboración con el CELCIT se celebró una comida-coloquio con Fernando Cerón, Subdirector General del INAEM (Instituto Nacional de Artes Escénicas y de la Música), prevista para meses atrás y que hubo de ser aplazada por motivos de salud del invitado. Resultó una velada magnífica celebrada en el restaurante El Marqués con casi una veintena de socios y amigos del Ateneo de Almagro, deparando un par de horas de conversación profunda entorno a la cultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *