El actor de la Compañía Nacional de Teatro Clásico charló con naturalidad y sinceridad con Luz Palacio en el Ateneo de Almagro

El Ateneo de Almagro celebró este sábado la primera entrega de sus “Versos libres a plena Luz”, un ciclo de debate organizado como colaboración activa de esta asociación cultural dentro del 42 Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, y que se repetirá cada fin de semana julio. El actor de la Compañía Nacional de Teatro Clásico y uno de los ‘clásicos’ del Festival de Almagro, Joaquín Notario, fue el primer invitado de esta curiosa iniciativa que con mucho acierto conduce la vicepresidenta del Ateneo de Almagro y artista local, Luz Palacio. José Antonio Prieto, presidente del Ateneo de Almagro, dio la bienvenida a los asistentes presentando este ciclo y explicando las razones de su nombre, congratulándose del honor que supone comenzarlo con Joaquín Notario.

A lo largo de poco más de una hora Luz abrió las puertas justas para que Notario compartiera opiniones, recuerdos y opiniones acerca de su experiencia y su profesión, mostrando de inicio una enorme alegría por la invitación del Ateneo: “Los ateneos son un símbolo de la libertad, de la esencia del ser humano”, aseguró Joaquín antes de evocar recuerdos de sus inicios como actor en su Yunquera de Henares natal.

Su intensa y especial relación con Almagro y con el Festival estuvieron muy presentes en la distendida pero profunda conversación con Luz, recordando que mañana se cumplirán 30 años de su debut en Almagro y reflexionando sobre “lo rápido que pasa la vida”. El actor habló con mucho cariño de los directores de escena con los que ha trabajado, asegurando que “la gran mayoría de ellos me han tocado en el corazón”, regalando palabras de elogio para sus compañeros y poniendo en valor la calidad actoral de nuestro país, dejando claro que “aunque pueda parecer normal tener actores tan buenos, no lo es”.

Sobre la importancia que el teatro tiene en la sociedad, sentenció con rotundidad que “es un bien social de primera necesidad como el comer”, y en relación con lo que Almagro y su Festival suponen culturalmente reiteró que “Almagro debe ser consciente de la importancia que tiene, es un lugar casi único en el mundo que un mes al año se llena de genios”, expresaba Joaquín Notario, quien estos días encarna al Duque de Ferrara en “El castigo sin venganza” de la Compañía Nacional de Teatro Clásico.

Este ciclo tendrá dos nuevas citas los sábados 20 y 27 de julio, contando con las actrices Deborah Domínguez y Marta Poveda respectivamente. En ambos casos el debate tendrá lugar en la sede del Ateneo de Almagro a las 13 horas. Pero además, dentro del ciclo de comidas y cenas coloquio que el Ateneo celebra en colaboración con el CELCIT, el miércoles 17 contarán con la presencia del director, dramaturgo y ensayista mexicano Luis de Tavira (Restaurante Abrasador, 21:30 horas, 15 €), y el jueves 25 con el director y actor irlandés Denis Rafter (El Corregidor, 21:00 horas, 15 €).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *